Proteger la piel de los niños en verano

Proteger la piel de los niños en verano

Las cremas solares durante la época estival son imprescindibles para mantener
la salud de nuestra piel, sobre todo tenemos que extremar las precauciones con
los más pequeños .

La piel de los bebés y de los niños es mucho más sensible y delicada que la de
los adultos. Esto provoca que estén más expuestos a la deshidratación, a la
sequedad cutánea y a la radiación solar, entre otros factores externos. Debido a
la delicadeza de su piel, conviene seguir unas rutinas de protección para evitar
las quemaduras y disfrutar de una agradable jornada de playa con ellos.

Además, este verano, tras los meses de confinamiento provocados por la
covid-19, nuestra piel y la de los niños no está preparada. Es importante extremar
las precauciones y realizar cortas exposiciones de manera progresiva para evitar
quemaduras y daños en la piel provocados por el efecto del sol.

Consejos para ir a la playa con niños 

Durante el verano, las jornadas en la playa, la piscina o en el río se convierten en
el plan recurrente de muchas familias. Sin embargo, nunca hay que olvidarse de
proteger la piel frente a los rayos del sol. No solo la debemos proteger con
cremas solares sino que también podemos utilizar gorras, gafas de sola y ropa adecuada.

¡No te pierdas nuestras recomendaciones y consejos para disfrutar
del agua sin preocupaciones!

Quemaduras solares 
Uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de una melanoma o
cáncer de piel en la edad adulta, son las quemaduras solares producidas durante
la infancia.

Algunos dermatólogos afirman que aproximadamente el 50% de la radiación
solar que recibirá nuestra piel durante toda nuestra vida, la hemos acumulado
antes de los 18 años. Este dato refuerza la importancia en la concienciación sobre
la protección solar desde la etapa infantil adquiriendo hábitos y rutinas de
protección desde pequeños.

Las quemaduras solares provocan un enrojecimiento de la piel debido a la
sobreexposición solar provocando sensación de quemazón, ampollas y
peladuras. Aunque sus síntomas suelen desaparecer en unos días, los daños
pueden perdurar toda la vida.

Protección solar para niños

Para proteger la piel de los más peques, debemos utilizar fotoprotectores
solares de alta protección . Por ello, recomendamos utilizar cremas solares con
un factor de protección +50. También, resultan prácticas los protectores solares
resistentes al agua para que los niños puedan jugar sin tener que esperarse a
que la piel absorba la crema.

Se recomienda aplicar la crema solar 30 minutos antes de salir de casa. Reparte
una cantidad generosa de manera uniforme sobre su piel sin olvidarte de las
orejas, la nuca, el dorso de las manos y sobre los pies. Es vital proteger todo su
cuerpo, y repetir la aplicación aproximadamente cada 2 horas.

Protección solar para bebés 

Los bebés menores de seis meses de edad deben mantenerse alejados de la luz
del sol directa evitando la exposición solar. Por tanto, debemos mantener a los
bebés en la sombra la mayor cantidad de tiempo, para ello podemos utilizar
sombrillas o parasoles.

Para proteger su piel del sol, debemos utilizar ropa liviana y de manga larga
para que cubra la mayor parte de su dermis. Además, deberemos prestar
atención a su hidratación ya que su piel no transpira tanto como la piel de los
adultos.
Si no hay ropa o sombra adecuadas, se puede utilizar protector solar en
pequeñas áreas del cuerpo, como la cara y la parte posterior de las manos.

Otros complementos para proteger la piel del sol

Para evitar quemaduras y daños en la piel de nuestros hijos, debemos utilizar
principalmente fotoprotectores solares. Sin embargo, también podemos utilizar
otros complementos que nos ayudan a mantener la salud de nuestra piel.

*Sombrillas o parasoles : son indispensables para crear sombra que
proteja la piel de los niños y bebés de los rayos solares.

*Ropa liviana y de lycra : la piel de los bebés y los niños es delicada y más
sensible al sol, cubrir su piel con ropa liviana y transpirable nos ayudará a
proteger su piel. Las camisetas de manga larga, como las que puedes
encontrar en Luca Bynn , son una opción ideal para que tus hijos estén
protegidos del sol.

*Gorra y gafas de sol: para proteger la cabeza y los ojos de los más
pequeños.

Recordemos que el sol también es salud . No debemos verlo como un enemigo,
pero debemos exponernos a él con responsabilidad. Si protegemos bien a los
niños, reduciremos de forma importante el riesgo de padecer enfermedades de
la piel en el futuro.

Texto elaborado en la clínica dermatológica BeautyDerm por:
Dra.Mónica Quintana. Dermatóloga
Mónica Umbert. Enfermera dermatológica.
Beautyderm .Clínica dermatológica y dermocosmética. Instituto Pablo Umbert de
Dermatología . Clínica Corachán. Barcelona.

Dejanos un comentario y estaremos encantados de responderte

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *